¿Somos adictos a las redes sociales?

En el mundo actual en el que vivimos, es posible que oigamos las palabras  “redes sociales” casi tanto o más como un “hola”. A lo largo de los años, el mundo de Twitter, Facebook, Instagram o cualquier otra aplicación ha inundado nuestra vida cotidiana. 

Hoy en día, desde el momento en que nos despertamos hasta el momento en que volvemos a la cama, no dejamos de mirar nuestros dispositivos móviles para ver el estado de nuestras redes sociales y sus notificaciones. Para muchos, esto se ha convertido en algo más que en un pasatiempo o un hobby, en algunos casos ya es un problema, incluso una obsesión.

Redes Sociales, una parte de nuestras vidas

No hay estadísticas específicamente sobre la adicción a los medios de comunicación social, ya que no es un diagnóstico médico real. Pero hay más pruebas de que hay usuarios de redes sociales que aparentemente han cruzado una línea entre las redes sociales y lo compulsivo de los medios sociales. El resultado más sorprendente de este comportamiento es que muchos de esos usuarios muestran algunos de los mismos cambios de humor y signos de abstinencia asociados con adicciones de comportamiento más ampliamente conocidas como el juego. Esta correlación se complica aún más por las pruebas que sugieren que puede haber una relación entre la frecuencia con la que se utilizan los medios de comunicación social y los problemas de salud mental. Aunque ninguna de las pruebas iniciales o las observaciones demuestran que uno podría ser adicto a los medios de comunicación social, un estudio realizado por un equipo de la Escuela de Negocios Booth de la Universidad de Chicago intentó probar la fuerza de voluntad. Los resultados fueron sorprendentes, ya que señalaron las compulsiones de iniciar sesión en los medios de comunicación social o correo electrónico superó la necesidad de fumar un cigarrillo o tener una bebida alcohólica en términos de sus “tasas de fracaso de autocontrol”.

¿Cuál es nuestro nivel de dependencia?

Estos son algunos signos que pueden ayudarnos a conocer nuestro grado de dependencia a las redes sociales:

  • Lo primero al despertarse es consultar todas las redes sociales en busca de novedades.
  • Revisar con mucha frecuencia nuestros perfiles en redes y esperar tener con la mayor rapidez posible una respuesta positiva.
  • Mostrar síntomas de frustración si no se destaca en las redes.
  • Explorar con ansia las publicaciones de nuestros “amigos” en busca de sus nuevos acontecimientos y pensar que su vida es mejor que la nuestra.
  • Estar con más gente y seguir pendiente actualizando los perfiles constantemente.
  • Tener la necesidad de publicar y fotografiar todo lo que sucede, desde las comidas diarias hasta hacer una foto antes de dormir.
  • Dar “me gusta” compulsivamente a todas las publicaciones de nuestros muros.
  • Sustituir las conversaciones cara a cara con las charlas a través de internet.
  • Estar conectado o en línea casi todo el día.
  • Salir de casa sin teléfono es sinónimo de estrés y taquicardias.

¿Qué recomendamos?

Visto que no todos pero si una gran mayoría nos desvivimos actualmente por todo lo que sucede en las redes sociales y dando por hecho que ya no podemos vivir sin ellas… Recomendamos, sobre todo, evitar este tipo de comportamientos y mantener el uso de las redes con sentido y moderación. De acuerdo con esto, lo mejor sería apagar el móvil por las noches y priorizar las relaciones personales antes que las virtuales.

Contacta con nosotros

We're not around right now. But you can send us an email and we'll get back to you, asap.

Not readable? Change text. captcha txt